¿AFECTA EL USO DE LA MASCARILLA AL DESARROLLO DEL LENGUAJE EN LOS NIÑOS?

Muchas personas se están preguntando si el uso continuado de las mascarillas durante estos dos últimos años ha podido provocar retrasos en el habla y en el lenguaje de los niños.

Actualmente algunos terapeutas ya comienzan a hablar de los problemas que puede inducir el uso de las mascarillas en el desarrollo infantil.

Lo que sí sabemos es que es muy importante que los niños nos vean la cara para aprender, ya que aprenden por imitación y necesitan vernos los labios cuando les hablamos. Seguramente habréis notado, que a nosotros como adultos, también nos cuesta más entender lo que nos dicen las personas con las que interactuamos cuando llevan mascarilla. El movimiento de los labios es clave para el proceso de adquisición del lenguaje, ya que los humanos percibimos el habla por medio del oído y también de la vista.

Los niños, desde muy pequeños, necesitan disponer de todos los elementos para poder percibir y comprender el habla. Los bebés, cuando nacen, se fijan sobre todo en los ojos de las personas, pero entre el año y el año y medio, comienzan a centrar su atención en los movimientos del rostro de los adultos cuando hablan.

Cuando alguien nos dice: “coche”, procesamos la entonación, el ritmo, pero también el cerebro reconstruye el sonido a partir de la forma en que percibe que se han movido los labios al pronunciarla, es decir, percibimos también los movimientos articulatorios del habla. ¿Has oído hablar del “Efecto Mc Gurk”?

En este video vas a ver como una persona emite el mismo sonido: /ba/, pero dependiendo de cómo mueve la boca, se percibe como /ba/, /da/ o /fa/. Esto nos demuestra que el movimiento articulatorio de la boca que observamos, puede modificar lo que percibimos de forma auditiva

 

¿Qué podemos hacer los padres para prevenir un retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla de nuestros hijos?

Podemos dedicar más tiempo a leerles, a cantarles, a hablarles cuando están en casa. Así podemos compensar la falta de exposición al rostro humano cuando los niños están en la escuela, por ejemplo, u en otro entorno en los que se requiere el uso de mascarilla.

En otros momentos, si no queda más remedio que llevar mascarilla, es conveniente articular muy bien las palabras, hablando despacio y preguntarle si nos ha entendido. También gesticular más, acompañar el habla con gestos beneficiará la comunicación. Gestos manuales, corporales, con los ojos.

 

Además la mascarilla no solo afecta a la lectura que hace el niño de los labios, sino también impide ver la expresión facial de las emociones. Por lo que es importante, con los más pequeños, trabajar en el reconocimiento de las emociones, como la alegría, el enfado, la sorpresa…

Si observas dificultades en el desarrollo del habla o del lenguaje en el niño, es muy importante acudir al logopeda, ya que la detección temprana de un retraso o dificultad es fundamental para una evolución favorable en los tratamientos logopédicos.