Déficit de atención TDAH Somos especialistas en el tratamiento de TDHA Centro de Mungia 94 674 50 40 Centro de Bilbao 94 661 14 39 Contáctanos

¿Qué es el TDAH?

TDAH son las siglas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Se trata de un trastorno del neurodesarrollo que tiene su origen en un desarrollo no apropiado del cerebro durante su maduración. Una persona
con TDAH presenta diferencias en la actividad cerebral que afectan a la atención, a la organización y/o impulsividad/hiperactividad.

Es un trastorno que dura toda la vida, que empieza en la infancia y dura hasta la vida adulta.

El TDAH puede afectar a los niños en el colegio o escuela, en casa y en la relación con sus amigos.

¿Cuáles son los signos o síntomas del TDAH?

Es normal que en algún momento a todos /as  los /las niños les cuesta prestar atención, escuchar, seguir instrucciones, mantenerse sentados y quietos o esperar su turno. Pero en los / las niños /as con TDAH, esto les ocurren con más frecuencia.

Los / Las  niños /as con TDAH pueden presentar signos en algunas o en todas estas áreas:

  • Inatención.  Se distraen con facilidad, tienen muchas dificultades para mantener la atención y mantenerse concentrados en la misma tarea. A veces no escuchan bien las instrucciones, perdiéndose detalles importantes, por lo que difícilmente acaban lo que empiezan. Es posible que sueñen despiertos y/o que pierdan mucho el tiempo. Pueden parecer despistados u olvidadizos y no acodarse de dónde han dejado sus cosas.
  • Hiperactividad. Los / las  niños hiperactivos / as son inquietos /as, no paran quietos /as y se aburren con muchísima facilidad. Suelen tener dificultades para mantenerse sentados y quietos o para estar callados cuando sea necesario. Es posible que hagan las cosas de prisa y corriendo y que cometan errores por descuidos. Pueden saltar,  subirse al mobiliario o jugar a lo bruto cuando no deberían hacerlo. Sin querer, suelen actuar de maneras que pueden molestar a los demás.
  • Impulsividad. Los /as niños /as impulsivos /as actúan demasiado deprisa sin antes pararse a  pensar. Suelen interrumpir, empujar o agarrar a los demás, y les cuesta mucho esperar su turno. Pueden hacer cosas sin pedir permiso, usar las cosas que no les pertenecen. Pueden tener reacciones emocionales que parecen demasiado intensas para la situación.

Si tu hijo / a presenta alguno de estos signos, puedes ponerte en contacto con nosotros /as en nuestros centros de psicología y pedagogía de Bilbao y Mungia, para realizar una valoración diagnóstica y posterior tratamiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies