CUANDO ALGUIEN SE EQUIVOCA…

Cuando alguien comete un error, ya sea hijo, padre o amigo, responde de manera compasiva, desde la comprensión.

Generar culpa no ayuda a aprender, lo único que conseguiremos es que sienta vergüenza e intente esconder su próximo error o externalizar la culpa, es decir no asumir el error como propio y «echar balones fuera»

Podría escribir hojas sobre la culpa….. jejeje, pero no lo haré…

Asumamos que cuando cometemos errores se da la oportunidad de aprender de ellos; valorar lo que ha fallado y sabemos que debemos hacerlo diferente la próxima vez.

 

Seamos compasivos, comprensivos y NO generemos culpa.

Y, ¿Qué hacemos si uno de nuestros hijos comete un error?:

 

1º conecta con su emoción, puede que se sienta frustrado, avergonzado…

 

2º Hazle preguntas curiosidad para que pueda entender lo que ha pasado y sus consecuencias.

 

3º Busca soluciones y no culpables.

 

4º Compartir con libertad los errores que has cometido y el aprendizaje adquirido.

 

Hoy en día, muchas veces al errar, lo entiendo como parte del proceso de intentar o aprender; sin embargo, aún hay veces que me asalta esa vergüenza que arrastro desde que era peque…

Asumir errores y asumir que son parte de un proceso de aprendizaje a veces resulta complicado, los procesos de cambio llevan su tiempo, y en este caso es necesario un cambio de actitud por parte de padres e incluso con los errores de uno mismo.

 

¿Cómo os sentís cuando cometéis un error? ¿ y vuestros hijos como creéis que se sienten?