¿Qué es la disciplina positiva?

La Disciplina Positiva nos enseña a ejercitar una nueva mirada para entender la conducta de los niños.

Nos da herramientas que facilitan  fomentar conductas positivas en nuestros hijos y alumnos, guiandolos hacia un desarrollo pleno como personas. Estas herramientas  nos ayudan a reconducir el comportamiento de los ninos con respeto, sin luchas de poder.

La Disciplina Positiva no es punitiva, ni permisiva, ya que fomenta una educación basada en un equilibrio entre la firmeza y la amabilidad, un estilo educativo democrático.

La Disciplina Positiva tiene sus orígenes en la “Psicología Individual” fundada por Alfred Adler y su discípulo Dreikus. Sin embargo, en los años 80, Jane Nelsen y Linn Lott comienzan una gran divulgación de esta disciplina con el objetivo de difundir sus principios y herramientas entre familias y profesores.

La Disciplina Positiva se basa en 5 Principios fundamentales:

Una de las grandes aportaciones de la Disciplina Positiva, es ayudar a los adultos a comprender el comportamiento de los niños desde una visión respetuosa, ofreciéndonos infinidad de herramientas para abordarlo y enseñando a los niños habilidades como la autorregulación emocional, el pensamiento flexible y resolutivo, la empatía, etc.

El mal comportamiento que nosotros vemos, en realidad es la solución que busca el niño a otro problema (que no vemos). Los niños no están haciendo las cosas a propósito, están resolviendo un problema de conexión.

Cuando te enfrentas a un mal comportamiento, lo natural es que solo abordes la punta del iceberg, lo que se ve.

Un niño que se porta mal està tratando de decir: “Siento que no pertenezco o que no soy importante y tengo una creencia equivocada de cómo lograrlo”

Cuando un niño se porta mal, para los adultos es difícil advertir el mensaje real que hay detrás: “SOLO DESEO PERTENECER”.

Por lo tanto, es muy útil convertirnos en un “DESCIFRADOR DE CÓDIGOS”; cuando un niño se porte mal, pensar en la mala conducta como si fuera un código y preguntémonos: “¿Qué es lo que está queriendo decir realmente?”

El niño se sentirá profundamente comprendido cuando nos ocupamos de su creencia detrás de la conducta EN LUGAR DE SOLO REACCIONAR ANTE ELLA ( GRITOS, ENFADOS, CASTIGOS…) y la Disciplina Positiva nos da la clave para descifrar este código.

Puede que la inquietud de cambiar algo en la educación de tus hijos o el deseo de comprender el comportamiento de los pequeños de la casa, o incluso las ganas de conocer otra visión de la educación, te haya hecho interesarte por este artículo; quizás algo en tu interior te dice que los niños necesitan ser tratados con respeto sin las prisas marcadas por nuestro ritmo de vida, ni las necesidades exclusivas de los adultos.

Sea cual sea tu motivación, deseamos que disfrutes de la crianza de tus hijos o de la educación de tus alumnos y contribuyamos al desarrollo pleno de la relación con los niños. Por ello, si te interesa formarte en Disciplina Positiva, puedes solicitar información sobre los talleres que impartimos desde PSICOFER para padres y madres, AMPAS, Asociaciones, etc. en info@psicofer.com.

 

Los adultos somos modelo de aquello que queremos para nuestros niños. Si los niños no ven lo que es el respeto en nuestro día a día, la empatía, etc. no podrán saber cómo se aplica.

No hay padres perfectos, pero las habilidades de crianza y educación si se pueden aprender.

La Disciplina Positiva marca un camino respetuoso y a nuestro entender lleno de amor hacia las personas.