TERAPIA DE INTERACCIÓN RECÍPROCA ENTRE PADRES E HIJOS (PCIT)

La terapia de Interacción Reciproca entre Padres e Hijos (PCIT), se trata de una intervención psicológica de los problemas de conducta infantiles, cuya eficacia ha sido empíricamente demostrada.

El objetivo principal es mejorar la relación padres-hijos y con ello dotarles de habilidades para manejar los problemas de conducta de sus hijos.

PCIT se divide en tres fases:

  1. Evaluación de las conducta problema de los hijos y un análisis de las habilidades parentales en el manejo de estas.

  2. Fortalecimiento de la relación familiar.

  3. Enseñanza de estrategias para la mejora de la obediencia.

Durante las sesiones, padres e hijo juegan en la consulta. El juego es observado por el terapeuta, quien de las pautas a los padres. La gran novedad de esta técnica, es el modelado realizado en vivo, dándoles a los padres la oportunidad de poner en practica las pautas dadas  in situ contanto siempre con el apoyo del terapéuta.

En resumen, se trata de una terapia basada en el juego ( la forma natural de desarrollo de los niños), adaptada a cada caso individualmente, dando feedback y pautas a los padres en vivo, abordando tanto la parte conductual como emocional del problema.